Open/Close Menu puertas pentagono, puertas blindadas, puertas + seguridad, puerta blindada, puertas para profesionales de la construcción, puertas de seguridad, seguridad + puertas, puerta blindada, seguridad + casas, como combatir la inseguridad, sistemas de protección personal, puertas anti robo, sistemas anti robo

Técnicas y hábitos para disuadir al delincuente

Defender nuestro hogar es una prioridad, porque se trata del lugar en el que vivimos, y con el cual forjamos un sentimiento de seguridad y de confort. La etimología explica esta connotación emocional, ya que la palabra “hogar” deriva del latín “focus”, que designaba el lugar en donde se encendía el fuego, y alrededor del cual se reunía la familia para calentarse y alimentarse.

La buena noticia es que los criminólogos coinciden en que el robo es el delito más fácil de evitar por ser el más racional. El ladrón sopesa el riesgo que tendrá asumir versus el botín esperado. Por lo tanto, con una serie de técnicas y de nuevos hábitos es posible disparar un mensaje disuasorio capaz de alejar cualquier amenaza.

Técnica 1: Olvidar los mitos

Frases como: “Si quieren entrar, entran” o “cuanta más seguridad, más evidencias de que hay contenido de valor” no son reales ni ayudan a emprender acciones efectivas. Un gran número de delincuentes no disponen de grandes conocimientos ni se valen de herramientas sofisticadas; suelen aprovecharse de los descuidos y prefieren no asumir riesgos.

Técnica 2: Retrasar la intrusión lo máximo posible

Al momento de evaluar qué dispositivo de seguridad comprar, hay que darle un lugar protagónico a la resistencia física contra el ataque, ya que si el resto de medidas fallan; como la detección electrónica y la intervención de la policía, siempre estarán la puerta y la ventana protegidas que serán capaces de atrasar la entrada del delincuente.

Técnica 3: Detectar la intrusión lo antes posible

Los sistemas de alarma y de cámaras comunes detectan la intrusión cuando el agresor ya está dentro de casa. La diferencia está en poder descubrir el ataque de forma anticipada. Solo así habrá tiempo suficiente para protegerse, y para que la vigilancia o la policía puedan detener al criminal antes de que logre entrar.

Técnica 4: Comprar el tiempo de resistencia adecuado

La pregunta que hay que hacerse es: ¿Cuánto tiempo de resistencia necesito comprar? El tiempo que tarda la policía o el servicio de vigilancia contratado determinará qué medidas de protección elegir. Por eso, ¡hay que conocerlo! Si requirieran mucho tiempo para llegar a la casa, se deberá optar por una puerta de seguridad capaz de resistir lo que dure el  ataque.

Técnica 5: Prepararse según las fases del robo

Fase 1 – Tiempo de pase: El ladrón necesita un tiempo para llegar hasta la puerta sin ser visto, ni reconocido. Por eso las claves son: contar con buena iluminación en la calle y en la casa; tener vigilante o cámaras; evitar arbustos crecidos y estar atentos a personas desconocidas.

Fase 2 –  Tiempo de detección, de resistencia y de búsqueda: Las compras que definamos tienen que orientarse a reducir el tiempo del ladrón en su momento de mayor riesgo. Detección anticipada con detectores, cámaras y alarmas; puerta de seguridad y caja fuerte anclada son medidas que conseguirán minar las posibilidades del delincuente.

Técnica 6: Construir una comunidad vigilante

Si un vecino aumenta su seguridad, nuestra casa quedará más expuesta. Pero si todos los vecinos lo hacemos en conjunto, nos convertiremos en una comunidad vigilante y la zona será riesgosa para un ladrón. 

Técnica 7: Registrar a quienes trabajan en nuestro hogar

Más allá de los robos al azar, suele haber un alto porcentaje de aquellos que tienen un componente de familiaridad y de cercanía con la víctima. Por eso, se recomienda identificar (pedir DNI y datos del domicilio) a los profesionales que contratamos, como al cerrajero, al alarmista o a un carpintero, y a los empleados que trabajan dentro de nuestra casa.

Además de estar en manos del Estado y de las empresas de seguridad homologadas, la seguridad de nuestro hogar es responsabilidad de todos. Con formación, información y prevención, podemos contribuir a bajar las estadísticas de robos en viviendas y a devolverle a nuestro hogare su connotación de refugio seguro.

Fuentes consultadas:

Write a comment:

*

Your email address will not be published.