Open/Close Menu puertas pentagono, puertas blindadas, puertas + seguridad, puerta blindada, puertas para profesionales de la construcción, puertas de seguridad, seguridad + puertas, puerta blindada, seguridad + casas, como combatir la inseguridad, sistemas de protección personal, puertas anti robo, sistemas anti robo
Julio

Medidas y hábitos para cuidar del hogar durante una salida breve o una prolongada, como las vacaciones de invierno.

En julio, de la mano del receso escolar de invierno, surgen múltiples programas con los niños, la posibilidad de hacer alguna escapada o de disfrutar de unas vacaciones más largas. Por eso, cuando el frío cala hondo, además de abrigarse para velar por nuestra salud, hay que adoptar nuevos hábitos y tomar ciertas medidas para proteger la vivienda y las cosas que dejamos en ella.

Todos sabemos que el peligro de intrusiones crece cuando salimos de casa. Pero a veces subestimamos el riesgo de las ausencias diarias de horas o de tan solo minutos. Los asaltantes atentos, que conocen nuestras rutinas, aprovechan nuestros descuidos. Por ello, tener en cuenta las siguientes recomendaciones es responsabilidad de todos:

  • Aumentar la seguridad en la puerta y en las ventanas: La mayor parte de las intrusiones suceden a través de la puerta de acceso a la vivienda. Resulta fundamental contar una puerta blindada multianclaje y evitar que haya huecos que posibiliten hacer palanca para forzarla. También, tener rejas o cierres que eviten su fácil apertura, incluso, en pisos altos de edificios.
  • Cerrar con llave puertas y ventanas. Parece obvio y se suele verificar antes de realizar ausencias prolongadas, pero no se le da mucha importancia al salir por un período breve.
  • Evitar dar información: Solo contarle a personas de confianza que vamos de vacaciones; y prescindir de publicar fechas, destinos y fotos en grupos de WhatsApp y en redes sociales. ¡La discreción es clave!
  • Evitar que el teléfono y que el correo electrónico sea fuentes de información:
  • Activar el contestador para que no suene el teléfono durante largos períodos y bajarle el volumen para que no se escuche desde afuera. Otro buen método es utilizar el desvío de llamadas hacia el teléfono particular de un familiar que esté siempre presente.
  • Tanto en el teléfono como en el correo electrónico, conviene dejar mensajes del estilo: “Estoy ocupado en otra línea” o “Tendré acceso limitado a los correos” en lugar de: “Me encuentro ausente, vuelvo en un par de días” o “Estoy de vacaciones”.
  • Disimular las ausencias. Para eso:
  • Dejar persianas semiabiertas (con ventanas cerradas), cancelar la entrega del periódico y pedirle a una persona de confianza que recoja la correspondencia de manera periódica.
  • Valernos de simuladores de presencia (como el encendido y apagado automático de televisores) y de temporizadores para programar el encendido de las luces de la vivienda.
  • Procurar que el jardín delantero quede prolijo o lo mantenga así nuestro jardinero de confianza.
  • Recordar que el enemigo puede estar en casa: Pedir referencias, datos personales y copia de la documentación del personal doméstico y de quienes realicen algún trabajo en nuestra casa. Al finalizar una relación laboral con alguien a quien le hemos dado llaves, conviene cambiar la cerradura.
  • Guardar objetos de valor, documentación y dineo en un lugar seguro. Además de dinero y joyas, a los ladrones les interesan los dispositivos electrónicos y la documentación, con la que pueden llevar a cabo todo tipo de estafas. Por esto, no debemos dejar a la vista ni objetos de valor ni tarjetas de crédito, facturas, extractos bancarios, documentos de identidad o claves de seguridad.
  • Si se dispone de alarma, hay que verificar que quede activada de manera adecuada.
  • Cargar el equipaje dentro del garaje para que nadie registre el momento o hacerlo con discreción, cuando haya poca gente circulando.

A su vez, como parte del cuidado del hogar al ausentarnos, hay que recordar medidas que pueden evitar accidentes, como  desconectar los aparatos electrónicos; cerrar las válvulas de gas y de agua; y dejar apagadas las luces del exterior. También, se recomienda entregarle una copia de la llave a algún familiar o vecino de suma confianza, por si surgiera algún inconveniente.

Y después, sí… disfrutar de nuestras salidas de casa tanto como de nuestro hogar.

Fuentes consultadas:

Write a comment:

*

Your email address will not be published.